Castillo de la Alameda

Muchas de las personas que han viajado por la Comunidad de Madrid seguramente saben de la existencia de castillos medievales en varias de sus poblaciones, como es el caso de Manzanares El Real, Buitrago de Lozoya, San Martín de Valdeiglesias o Arroyomolinos, pero es posible que desconozcan que Madrid capital también dispone de un castillo originario del siglo XV. Hablo del Castillo de la Alameda o Castillo de Barajas, pues con ambos nombres es conocido.

Este castillo fue construido en el año 1400 por Diego Hurtado de Mendoza, Almirante Mayor de Castilla, erigiéndose en el símbolo visible del señorío de Barajas, La Alameda, Cobeña y Alcobendas, el cual había sido otorgado a su padre en 1369 por el rey Enrique de Trastamara en premio y reconocimiento a sus servicios para consolidar la corona de Castilla. El lugar elegido para levantar el castillo fue un pequeño promontorio a las afueras de la aldea de La Alameda (el nombre se relaciona con la abundancia de álamos en el lugar), en lo que hoy es el barrio de Alameda de Osuna (distrito 21 de Madrid).

Por decisión expresa de Don Diego, a su muerte en 1404, el Señorío fue enajenado del mayorazgo de los Mendoza (bienes y títulos pasaban automáticamente íntegros al hijo mayor del fallecido) y fue otorgado a su prima y amante doña Mencía González de Ayala. Esta casó en 1406 con Ruy Sánchez de Zapata y aportó como dote a dicho casamiento el mencionado señorío, razón por la cual a partir de aquella fecha el castillo y la jurisdicción sobre estos territorios pasaron a ser propiedad de la familia de los Zapata, que con el tiempo adquiriría también gran peso en el entorno de la Corte (el personaje más notable de esta familia fue Francisco Zapata de Cisneros, quien entre otros cargos fue Presidente del Consejo de Castilla en la corte de Felipe II y al que por sus méritos éste le concedió el título nobiliario de Conde de Barajas).

El castillo original, típica fortaleza medieval con fuertes muros, foso y torre de homenaje, sería sometido a mediados del XVI a una profunda transformación, convirtiendo la sobria residencia fortificada, ya entonces de innecesaria finalidad defensiva, en un palacio rural de estilo renacentista. Se amplió y ennobleció el interior del recinto principal, se aumentó el foso y se incorporó este a la nueva área ajardinada que rodeaba todo el recinto y que más allá incluía tierras de labor y hasta un estanque con isla y todo (este último espacio queda actualmente oculto a la vista bajo las edificaciones de la parte baja). De ser vivienda principal el castillo pasó a ser una villa de recreo, siguiendo el nuevo gusto de la nobleza madrileña que prefería residir en la capital cerca de la Corte (el Conde de Barajas fijó su residencia junto a la plaza que hoy lleva su nombre), (esta costumbre es la que llevaría por ejemplo poco después a crear también cerca de allí el Parque de El Capricho, al que ya dediqué en su día una entrada de este blog).


El castillo de la Alameda (en la imagen adjunta puedes ver una recreación de como era externamente el castillo en su época de esplendor) ha sido a lo largo de su historia escenario de importantes acontecimientos. En él residió en 1599 la reina Margarita de Austria antes de su entrada en Madrid tras su boda con Felipe III en Valencia y en él sufrieron cautiverio varios personajes de la Corte caídos en desgracia: En 1580, estuvo preso allí, tras unas desavenencias con el rey, don Fernando Álvarez de Toledo, III Duque de Alba (famoso y temido gobernador de Flandes), corriendo posteriormente en 1622 la misma suerte Pedro Téllez de Girón, III Duque de Osuna y virrey de Nápoles, quien acabó además muriendo en su prisión de la Alameda.


El poderío de los Zapata disminuyó durante el siglo XVII y tras el terrible incendio que sufrió el castillo en 1697 ya no volvió a ser ocupado. Parte de su piedra fue utilizada para otras construcciones cercanas, como el palacio de El Capricho de los Duques de Osuna y el Panteón de los Fernán Núñez, herederos de los Zapata (esta construcción, de estilo neogótico obra del arquitecto madrileño Marqués de Cubas a finales del XIX, es la que puede verse actualmente junto al castillo). Este desmantelamiento, junto al abandono de años y ciertos estragos sufridos en la Guerra Civil (el castillo fue una de las posiciones defensivas  que protegía el cuartel general republicano establecido por el general Miaja  en el bunker de El Capricho, y de cuyo uso militar en la contienda quedan aquí como testimonio las troneras de disparo abiertas en el muro y la casamata junto al castillo que sirvió de nido de ametralladora) llevaron a que el castillo llegase a finales del siglo XX en un estado realmente ruinoso.

En 2006 el Ayuntamiento de Madrid decidió acometer la protección arqueológica del área del castillo de la Alameda, promoviendo junto a excavaciones y estudios del patrimonio existente (se descubrieron también en el lugar asentamientos de época prehistórica y romana), la restauración de parte de los muros y del foso, promoviendo junto con ello la musealización del recinto, de forma que pudiese visitarse. A tal efecto se instalaron pasarelas, barandillas y paneles informativos que sin duda ayudan a comprender mejor la historia del lugar.


¡No dejes de ir a conocer este castillo!

Castillo de la Alameda
Situación: c/ Antonio Sancha, 1
Horario: Sábados, domingos y festivos de 10 a 21 h (hasta las 18 h en otoño e invierno)
Metro más próximo: Alameda de Osuna (línea 5)
Entrada gratuita

Si deseas información más exhaustiva sobre este castillo te recomiendo la publicación que al respecto editó el Área de Gobierno de las Artes del Ayuntamiento de Madrid y a la que puedes acceder desde aquí.


Exposición: Los Pilares de Europa. la Edad Media en el British Museum


CaixaForum nos ofrece en Madrid hasta el 5 de febrero de 2017 la exposición “Los pilares de Europa. La Edad Media en el British Museum”, una muestra en la que a través de más de 200 objetos procedentes de la citada entidad museística londinense más algunas piezas adicionales traídas del Museo Arqueológico Nacional de España, del Museo Nacional de d'Art de Catalunya y del Museo Frederic Marés, se resalta como tras el declive del Imperio romano se consolidan a lo largo del período histórico comprendido entre los siglos V y XV valores, usos y costumbres sociales que en buena medida van conformando los cimientos de lo que serán muchas de las naciones-estado europeas actuales.


Efectivamente será durante la Edad Media cuando se fijen y consoliden con mayor firmeza muchas de las fronteras entre los diversos reinos (el feudalismo fortalece las defensas territoriales y el vasallaje crea vínculos de dependencia que apaciguan rivalidades), en donde la religión cristiana actuará en buena medida de nexo común entre reinos (resaltemos al respecto que hasta el siglo XVI el término Europa no era demasiado usual, utilizándose más comúnmente el de tierras de La Cristiandad para referirse a ella) y en donde la expansión de las rutas comerciales y las migraciones contribuirán a incrementar los contactos culturales y artísticos, facilitando con ello la grandes transformaciones que van a darse a finales del XV y principios del XVI con el paso al Renacimiento.

En la exposición que nos ocupa, que aunque interesante por la temática confieso que en conjunto no me ha parecido especialmente llamativa, se muestran agrupados en base a una distribución temática con ligeros tintes pedagógicos que viene marcada por la cartelería informativa, objetos de diversa índole y por lo general de tamaño no muy grande: Joyas y adornos en el vestir (colgantes, broches, hebillas, etc), monedas, algunas espadas y piezas de armadura, utensilios domésticos, piezas decorativas de edificaciones (baldosas, peanas y capiteles de columnas), pequeñas esculturas, pinturas y elementos de significación religiosa, etc.


Una de las piezas de la exposición considerada como más interesante es el pequeño rey de marfil que forma parte del llamado ajedrez de Lewis. Dicho ajedrez fue descubierto en 1831 enterrado en la arena de la Bahía de Uig de la Isla de Lewis, -de ahí el nombre-, una de las islas Hébridas de Escocia. Se encontraron 93 piezas, pertenecientes según se cree a al menos cuatro o cinco juegos distintos. Se supone datan de la segunda mitad del siglo XII y se cree que son de origen escandinavo. Están talladas en su mayoría en marfil de colmillo de morsa, aunque también hay varias que lo están en diente de ballena. Algunas de las figuras están teñidas de rojo, lo que hace pensar que jugarían marfil contra rojo en vez de blancas contra negras. La pieza de rey expuesta es una de las 82 que custodia el Museo Británico, estando las otras 11 restantes en el Museo Nacional de Escocia (Edimburgo). Como curiosidad cinéfila, especialmente para los jóvenes seguidores de Harry Potter, indicar que las fichas de la partida de ajedrez mágico que salen en la primera de sus películas de este famoso aprendiz de brujo se inspiran en las fichas del ajedrez de Lewis. Eso sí, este rey no sale.
Exposición: Los Pilares de Europa. La Edad Media en el British Museum
Lugar: CaixaForum Madrid (Pº del Prado, 36)
Fechas: Del 19 de octubre 2016 al 5 de febrero de 2017
Horario: Lunes a domingo de 10 a 20 h.
Precio: Entrada general 4 €

Exposición: Bellver. Vida pasajera

Fernando Bellver es uno de esos artistas camaleónicos que, desde el dominio pleno del dibujo y la técnica pictórica, es capaz de crear obras de estilos iconográficos muy diversos, siendo acusado por ello de impersonal por parte de ciertos críticos, aunque como él ha reconocido en diversas ocasiones, dicho reproche no le molesta en absoluto, ya que lo que le divierte es crear y con frecuencia, en la variedad está el gusto. Por supuesto, a los que disfrutamos con su obra tampoco nos incomoda dicha dispersión de estilos.

La exposición “Bellver. Vida pasajera” que hasta el 28 de agosto puede verse en el espacio Tabacalera Promoción Arte (Embajadores, 51) es sin duda una buena ocasión de juzgar por nosotros mismos, pues contiene una relativamente amplia muestra de lo que ha sido su trabajo creativo en los últimos 30 años, incluyéndose entre las más de ochenta obras elegidas para la ocasión aguafuertes, oleos y esculturas.

Podemos constatar que a menudo su obra se construye a partir de creaciones de otros artistas que nos son más o menos fácilmente reconocibles,  y que es a partir de pequeñas o grandes transformaciones de los elementos de la composición, que esta cambia su sentido, cargándola a menudo de guiños irónicos. El resultado es por lo general una obra densa en imagen, pues Bellver gusta de llenar casi todos los espacios, que atrapa la atención del observador y le anima, más allá de la visión general a la búsqueda de detalles.

En la exposición podemos ver obras de varias de sus series más conocidas, como la realizada en torno a las carreras de caballos, o la que tiene como protagonistas a los personajes del comic de Tintín. También se muestran por ejemplo varias Madonnas, y diversas obras de su serie de viajes y hoteles, en las que, a modo de curiosa firma simbólica, podemos distinguir esa pipa y ese sombrero que de algún modo forman ya parte de su iconografía personal.


Fernando Bellver es madrileño, nacido en 1954. De familia con tradición artística (es sobrino nieto del escultor Ricardo Bellver, autor de la famosa escultura del Ángel Caído instalada en el parque del Retiro) estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y se especializó en técnicas del grabado. En el año 2008 recibió el Premio Nacional de Arte Gráfico.




En el origen del Senado y del Congreso

Aunque en otro momento dedicaré en este blog espacio específico a las visitas guiadas que es posible hacer a los edificios del Senado y del Congreso, ahora simplemente me centraré en comentar algo de su historia común, pues más allá de su actividad política, ambas instituciones comparten curiosamente el que sus sedes se asientan sobre antiguos conventos. Veamos pues algo de esos orígenes y alguna que otra curiosidad:

Remontémonos a principios del siglo XIX. España, tras la invasión napoleónica de 1808, se va a ver profundamente convulsionada, y no sólo por la Guerra de la Independencia, sino por la crisis institucional que sufrió en los años siguientes y que significaron en buena medida una puesta en valor del papel de la ciudadanía respecto al que había mantenido en etapas anteriores. Ausente la corona del país por decisión forzada de los invasores, vemos como a partir de 1810 se reunirán en Cadiz las Cortes de regencia, elegidas mediante sufragio restringido, y que van a promover importantes reformas, entre las que destacará la redacción de la que será la primera de nuestras Cartas Magnas: la Constitución de 1812. Dichas Cortes (unicamerales en aquel momento) se trasladarán en 1814 a Madrid ante el anuncio del regreso a España del rey Fernando VII (el “deseado”), fijando como lugar de reunión en la capital la iglesia del convento de la Encarnación, o como más comúnmente se le conocía, convento de doña María de Aragón.

Dicho convento, que disponía de un colegio de gran fama y reputación educativa en el Madrid de los siglos XVI y XVII, pertenecía a la orden de agustinos calzados, y había sido fundado en 1573 por doña María de Córdoba y Aragón, dama de la reina Ana de Austria (cuarta esposa de Felipe II). Aparece, como puede verse en la imagen adjunta, reflejado en el plano de Texeira de 1656, cerca del Alcazar, en lo que hoy es Plaza de la Marina Española. En el altar mayor de la iglesia de aquel convento estuvo hasta el siglo XIX un gran retablo de El Greco del que luego comentaré algún detalle. El actual edificio del Senado integra en su estructura interna los restos arquitectónicos de lo que fue aquel convento.

La Constitución de 1812 y las Cortes emanadas de ella tuvieron una vida corta, pues vuelto en 1814 el Rey de su exilio y siendo este de ideas absolutistas, procedió de inmediato a abolirla, restableciéndose sólo temporalmente durante el llamado trienio constitucional (1820-1823), pasando nuevamente a continuación a ser abolida hasta que Fernando VII falleció en 1833. En 1834, siendo regente María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, en el marco del denominado Estatuto Real se implantará en España el sistema político de Cortes Generales bicamerales. A imitación del parlamento inglés, con su Cámara de Lores (nobles y aristócratas) y Cámara de Comunes (electos), aquí se establece un Estamento de “Próceres” y otro de “Procuradores”, pasando a partir de 1836 a denominarse Senado o Cámara Alta a la institución que acogía a los primeros y Congreso de Diputados o Cámara Baja a los segundos. Se establece como sede para el Senado la iglesia del ya mencionado Convento de doña María Aragón, y para sede del Congreso el que fuera antiguo Convento del Espíritu Santo, en la Carrera de San Jerónimo.

El Convento del Espíritu Santo, que desde 1599 pertenecía a la congregación de Padres Clérigos Menores, había sufrido en 1823 un aparatoso y violento incendio que lo dejó destruido. Abandonado desde entonces, se valoró por su buena ubicación que sería lugar adecuado para sede de nuevo Estamento de Procuradores y fue por ello que se ordenó a tal fin habilitar la iglesia del convento. Una vez restaurada dicha instalación fue en ella donde, tal como podemos ver en la ilustración que acompaña este texto, la reina regente María Cristina, acompañada de su hija Isabel II,  juro el 18 de junio de 1837 la nueva Constitución que se instauró dicho año.
   
En los años cuarenta del siglo XIX se decidió mejorar la infraestructura parlamentaria de ambas institución. En 1840 se va a derribar la iglesia del colegio de doña María de Aragón y en su espacio se construirá un Salón de Sesiones. La adaptación, obra de Aníbal González, se vio sujeta a las dimensiones del espacio existente, por lo que se optó por poner bancos enfrentados para los senadores, al modo de la corte inglesa. El resultado fue un salón neoclásico, de forma oval, con un techo más bajo que el de la iglesia gracias a una cubierta pintada al trampantojo, que fue decorada con motivos arquitectónicos y no con motivos mitológicos, como era habitual en otros palacetes de Madrid.

El gran retablo, obra de El Greco, que como ya mencioné presidía el altar mayor de la antigua iglesia, no pudo finalmente recuperarse para el nuevo Salón de Sesiones, decidiéndose su división y reparto por diversos lugares de España. Estaba formado, según se cree, pues no existe documentación fidedigna clara, por siete pinturas originales de El Greco (seis grandes y una menor en la parte alta), además de por seis esculturas de madera, que se han perdido. El cuerpo central, estructurado en dos pisos y tres calles contenía las siguientes pinturas: En la parte inferior, se encontraba "La Anunciación", flanqueada por "La adoración de los pastores" y "El bautismo de Cristo". En la parte superior, "La crucifixión", con "La resurección de Cristo" y "Pentecostés" a ambos lados. De estas pinturas (la pequeña superior no se ha identificado), actualmente cinco se conservan en el Museo del Prado, y la otra ("La adoración de los pastores") se encuentra en el Museo Nacional de Arte de Bucarest (Rumanía).

Por lo que respecta al edificio del Congreso indicaré que su reforma se iniciará en 1842 con la demolición de la iglesia. Un año después se pondría sobre su solar la primera piedra del futuro palacio del Congreso de los Diputados, proyecto y obra del arquitecto Narciso Pascual y Colomer. El nuevo edificio fue inaugurado oficialmente por la reina Isabel II el 31 de octubre de 1850 (durante los años que duraron las obras, los diputados se reunieron en el Salón de baile del Teatro Real de Madrid). En esencia es el edificio que actualmente vemos, aunque como también ocurrió con el Senado, en años posteriores se hicieron algunas importantes ampliaciones que son claramente patentes a la vista desde el mismo exterior.

Puesto que como ya dije dedicaré a Senado y Congreso entradas independientes centradas sobre todo en lo que podemos ver en una visita a su interior, aquí sólo destacaré del edificio del Congreso un aspecto de su fachada: La entrada monumental. Ese gran pórtico de seis columnas corintias soportando un frontón triangular (el bajorrelieve representa a España con la Constitución, acompañada a ambos lados por imágenes que idealizan la Fortaleza, la Justicia, el Valor, las Ciencias, la Armonía, las Bellas Artes, la Agricultura, el Comercio, los Ríos, la Abundancia y la Paz) y que se ve precedido por una amplia escalera flanqueada por dos grandes leones de bronce, sin duda los iconos más representativos del edificio.


Estos leones representan a Hipomenes y Atalanta, aquellos héroes de la mitología griega que Cibeles transformó en fieros animales del mismo sexo como castigo por su relación amorosa (los tenemos también en Madrid en la Fuente de la Cibeles), pero para la cultura popular, a esos leones se les identifica desde siempre con los nombres de Daoíz y Velarde, en honor de los dos capitanes insurrectos muertos durante el levantamiento del dos de mayo. Los leones son famosos, y resulta curioso que en torno a ellos se suscitó en 2012 una cierta polémica promovida por el Canal Historia de la televisión: ¿debería implantarse al león Daoíz (el de la derecha según los vemos de frente) una prótesis de saco escrotal?. Se destapó que por un posible error en el proceso de fundición se había omitido dicho detalle sexual en el animal al crear la figura y algunos propusieron como reparación hacerle un implante. Finalmente se aplicó cordura y se desestimó la idea.

Búnker de El Capricho

Por fin se ha anunciado que a partir del 28 de mayo 2016 será ya posible visitar, dentro del recinto de los jardines de El Capricho, el llamado “Búnker de la Posición Jaca”, nombre en clave durante la Guerra Civil española al Cuartel General del Ejército Republicano del Centro.

Las visitas se organizarán, según información leída en algunos medios, de forma guiada todos los sábados y domingos entre las 10:00 y las 11:30 horas, con una duración estimada de 30 minutos por pase y en grupos de unas 20 personas máximo. Hay que solicitar fecha y hora de visita previamente (ver información en imagen adjunta). La entrada, al menos de momento, se anuncia gratuita.

La visita a esta instalación despierta sin duda interés entre los madrileños curiosos de la historia de nuestra ciudad, expectantes por ver por fin el que es según dicen uno de los mayores búnkers que se construyeron durante la contienda española en previsión de los bombardeos que Madrid sufrió durante el asedio a la capital. Construido en 1937, este búnker está excavado a 15 metros de profundidad bajo los hermosos jardines de El Capricho y tiene una superficie de 2000 metros cuadrados, siendo posible cobijar en su interior a unas 200 personas.

¡Esperamos poder visitarlo pronto!



Las casas más estrechas de la ciudad

Aunque la casa más estrecha de España parece ser que se encuentra en Valencia (mide solo 105 centímetros de ancho y la localizamos en el número 6 de la Plaza de Vega del Barrio de Sta. Catalina), Madrid cuenta también con curiosas antiguas casas dignas de mención por su extrema estrechez, testimonio evidente de que aprovechar espacios, más allá de criterios mínimos de habitabilidad que por suerte hoy no serían aceptados, es algo que siempre se ha buscado en las grandes urbes.

En Madrid la casa que tradicionalmente ha ostentado por su significación el “privilegio” de ser la más estrecha de la ciudad está situada en la calle Mayor 61. El edificio mide sólo cinco metros de ancho y, como se indica en una placa que podemos ver en su fachada, en él vivió y murió, allá en el siglo XVII, el insigne escritor y dramaturgo Pedro Calderón de la Barca. Fue sin duda gracias a este hecho y a la decidida intervención en defensa de la conservación del edificio que en su momento hizo ante el Ayuntamiento Ramón de Mesoneros Romanos (cronista de la villa) que dicho inmueble se conserve actualmente, pues estuvo en un tris de ser demolido.

Pero la casa anteriormente mencionada no es en realidad la más estrecha de Madrid, ya que en la misma calle, en el número 57 de Mayor, encontramos otra casa que por lo leído sólo tiene tres metros y medio de fachada.

Cerca de los dos edificios anteriormente señalados, en la calle Postas número 6,  encontraremos el que, metro en mano, sí puede ser el más estrecho, pues tiene tan sólo tres metros y doce centímetros de anchura. Aloja uno de los centenarios establecimientos de artículos religiosos de Madrid -“Sobrinos de Pérez”- abierto en 1867 y que por cierto sale mencionado en la novela Fortunata y Jacinta de Don Benito Pérez Galdós. El acceso a los pisos superiores del edificio se hace mediante una escalera alojada dentro del propio comercio.

Otro edificio de los que compite con los anteriores en cuanto a estrechez de fachada lo encontramos en el barrio de Malasaña, concretamente en el número 24 de la calle San Vicente Ferrer. Aprovechado en su día como micro vivienda, daba paso por el bajo a un patio interior en el que existió una tahona. Actualmente su pasillo inferior sirve de acceso a los garajes de Palma 23 y los espacios superiores, en los que no vive nadie, son utilizados como trasteros.


Las anteriores estrechas edificaciones y otras similares hoy ya desaparecidas, como la conocida Casa de las Cinco Tejas (así llamada porque en su tejado sólo cabían cinco únicas tejas) situada en la calle de Santa Ana y demolida en 1851, o la Casa del Ataúd que podemos ver en la foto de la derecha (conocida popularmente así por su forma, estuvo en la esquina de la calle de Alcalá con Caballero de Gracia, donde ahora está el edificio Metrópolis, y fue una de las primeras demolidas para la construcción de la Gran Vía) mantenían por lo general una característica común de aprovechamiento habitacional. A menudo la planta baja alojaba un comercio, la primera planta una habitación y las dos plantas siguientes una cocina y un baño, respectivamente. En la fachada exterior sólo hay lugar para un pequeño balcón por planta.

Hoy, por suerte, estas edificaciones, frecuentes antaño, han quedado como curiosas rarezas para contemplación de paseantes.

Acueducto de La Partida

Paseando hoy por la Casa de Campo he podido comprobar gratamente que ya ha finalizado la restauración del acueducto de La Partida y que se estaba trabajando en adecentar con losas de piedra el suelo en torno a la fuentes de tiempos de La República, como la que hay junto a este o la que encontramos justo al otro lado de la carretera que baja del embarcadero. Se trata de elementos arquitectónicos sencillos, pero con interés histórico que merece la pena conservar. Esperemos que la gente sepa valorarlos y mantenerlos adecuadamente en buen estado, a ser posible fuera de feas pintadas e incomprensibles acciones de absurdo vandalismo.

El acueducto de La Partida fue construido en el siglo XVIII y es obra de Francisco Sabatini, el afamado arquitecto real de Carlos III. La construcción forma parte del llamado Canal de la Partida, que desde el estanque grande derivaba parte del agua, que este recibía del Meaques, a fin de abastecer los jardines del Palacete de Iván de Vargas (construcción que está igualmente siendo restaurada actualmente) y el regadío de la huerta de la Partida, situada frente a este.

La huerta de la Partida, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, eran tierras de cultivo próximas a la hacienda que la poderosa familia de los Vargas poseía a las afueras de Madrid, en la otra margen del río Manzanares, y que mediante su producción de frutas y hortalizas les garantizaban el abastecimiento de dichos alimentos. Cuando el rey Felipe II adquiere posteriormente la finca de los Vargas y varios de los terrenos colindantes para crear un amplio espacio recreativo y cinegético vinculado a la Corona, la zona de huerta se mantiene, y seguirá siendo igualmente zona de cultivo productivo con los monarcas posteriores, incluso cuando el real sitio va a perder con el tiempo para estos interés como lugar de esparcimiento.


Durante la Segunda República la huerta de la Partida se cedió al Comité de Plantas Medicinales, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura que en línea con su función decidió sustituir los hasta entonces cultivos alimenticios por plantas de finalidad terapéutica.

Con el estallido de la Guerra Civil la huerta, situada en pleno frente de batalla, dejó de funcionar y pronto quedó en el olvido.

Fue en el año 2007, tras el soterramiento de parte de la M-30 y la puesta en valor con el Parque Madrid Río de todo el área aneja al Manzanares , cuando el Ayuntamiento de Madrid procedió a la recreación del antiguo enclave de la huerta de la Partida con la plantación de árboles frutales y olivos, acondicionando al tiempo los terrenos como parque y creando incluso un pequeño pero interesante mirador desde el que se contempla buena parte de la cornisa de la ciudad.

 Desde el acueducto, cuya restauración ha implicado no sólo labores de limpieza de grafitis y restitución de ladrillos perdidos, sino también la reparación de filtraciones que amenazaban con futuros derrumbes y la eliminación de algunas anteriores malas restauraciones, podemos imaginar facilmente el trazado del canal, pues en pequeños tramos son visibles en el terreno restos de la antigua canalización.